Desarrollo evolutivo y tipos de juegos


Debemos ser conscientes de la realidad infantil existente, sabemos que cada niño/a tiene su propio ritmo y su estilo de maduración, por tanto el proceso de enseñanza-aprendizaje debe adaptarse a sus características personales, necesidades, gustos e intereses, estilo cognitivo, etc... Por ello, se tendrá en cuenta los diferentes ritmos evolutivos de los niños/as y se justifica de esta manera, la verdadera necesidad de emplear métodos globalizados y recursos manipulativos para abordar la diversidad de necesidades que presenta la infancia.

En los primeros años de vida, entre los 0 y 6 años, los niños/as actúan como esponjas, se muestran como pequeños exploradores ante el mundo que les rodea, analizando y aprendiendo constantemente la realidad en la que se encuentran. En edades tempranas, conviene que los juegos resulten divertidos y atractivos para el alumnado. Es importante partir de sus intereses para ayudarles a formar una base sólida desde pequeños/as, que les permita en un futuro ir adquiriendo nuevos conocimientos, vivir experiencias enriquecedoras y afrontar retos nuevos que ofrecerán cada vez mayor dificultad en las distintas etapas de su desarrollo evolutivo. Por lo que la formación de estos cimientos debe ser lo más completa y eficaz posible, lo que podrá lograrse trabajando los conceptos didácticos como si de un juego lúdico y misterioso se tratara, como un reto divertido que sirva para adentrarse en el mundo que les rodea. No debemos olvidar la importancia que adquiere el animismo en esta etapa, pues el alumnado de temprana edad piensa que los seres inanimados pueden comportarse como si fueran seres vivos.

A continuación, valoraremos la evolución del juego en el desarrollo de los niños y niñas atendiendo las diferentes etapas de evolución, también hablaremos sobre el tipo de juegos adecuados para cada una de estas etapas. El tipo de juego que desempeña un niño/a varía según su nivel de desarrollo evolutivo, los aprendizajes y resoluciones de juegos se desarrollan de forma cronológica durante toda la infancia, es decir, empleando gran conexión entre ellos. De tal manera que poco a poco, las instrucciones de juego se van dificultando a medida que los niños/as crecen.

DE 0 A 6 MESES:

Los niños/as a temprana edad, se caracterizan por un desarrollo motor sencillo, pues es el comienzo de la vida, donde comienzan a levantar la cabeza y se preparan para dar comienzo al gateo. En cuanto al desarrollo cognitivo, atiende a estímulos visuales y sonoros. En el lenguaje, se comunica con el llanto y la sonrisa, incluso se dan muchas situaciones de balbuceo. A nivel social, son considerados dependientes de sus figuras referentes o familiares más cercanos y personas próximas. El juego más recomendado para los bebés presenta elementos sonoros y movimiento.

DE 6 A 12 MESES:

Los niños y niñas de esta edad presentan un desarrollo motor iniciado, donde poco a poco van logrando sus pequeños retos, como bien puede ser el propio gateo, además de comenzar a ponerse de pie y dar sus primeros pasos. A nivel cognitivo, se establece una gran evolución en el desarrollo, pues va surgiendo la independencia y curiosidad por aquello novedosos y atractivo para ellos. Suelen tener un juguete o peluche favorito personal, estos añaden magia y emoción al aprendizaje sobre la vida, el funcionamiento de las cosas y cómo llevarse bien con los demás. En el desarrollo del lenguaje, surgen las primeras palabras, sílabas y sonidos. En cuanto a su desarrollo social, muestran interés por grupos más grandes. Uno de los juegos más típicos de esta etapa suelen ser los puzzles y construcciones encajables.

DE 12 A 24 MESES:

Los niños y niñas de esta edad ya dan sus primeros pasitos de forma estable, es decir, ya andan. Comienza su interés por las alturas, suben y bajan escalones de forma continuada. En cuanto al desarrollo cognitivo, muestra interés por la lectura y el funcionamiento de los juguetes. En el lenguaje, empieza a unir palabras pero se equivoca con frecuencia. En su entorno social, va perdiendo apego con sus padres y busca jugar con sus iguales, su grupo de amigos y amigas.

DE 2 A 4 AÑOS:

Los niños/as de esta edad comienzan a andar en bicicleta y patinete, así como el inicio de pequeñas carreras. Presta cierto interés en la actividad del dibujo, sus trazos van cogiendo consistencia hasta dominar la motricidad de sus manos. Su lenguaje es prácticamente perfecto, pero en ocasiones surgen problemas adquisitivos con algún fonema en concreto. Sin embargo, en la competencia social, resultan ser comunes las situaciones de rabietas. Por otro lado, comienza el inicio de la investigación, una búsqueda frecuente de respuestas a través de preguntas como ¿por qué?, ¿quién?, ¿cuándo?...

DE 4 A 6 AÑOS:

Los niños y niñas de esta edad, desarrollan habilidades físicas con mayor dificultad, es decir, saltan, trepan y les encanta bailar. Los movimientos corporales presentan gran importancia en esta etapa evolutiva. A nivel cognitivo, podemos apreciar como la mayoría de ellos perfecciona sus dibujos y desarrolla su motricidad fina de forma continuada. Se produce una considerable evolución el su autonomía, pues poco a poco son capaces de vestirse solos, poner la mesa, lavarse los dientes...En cuanto a su lenguaje, son capaces de expresar emociones y pensamientos, estableciendo un pensamiento crítico en la mayoría de ocasiones. Además, alcanzan el mero disfrute por el juego grupal, les fascina. Daremos entonces comienzo al juego de cartas, secuencias temporales, rutinas, dibujo y pintura, manualidades, motricidad fina e iniciación a la lectoescritura.

DE 6 A 12 AÑOS:

En esta etapa, los niños y niñas van interiorizando nuevas reglas y nuevas formas de juego. Deben adentrarse de esta manera, en la aceptación y conformidad de las reglas pre-establecidas que emplean los juegos grupales. Otra de las labores más comunes que desempeñan los juegos de esta edad, es afianzar los contenidos didácticos que van desarrollando en el colegio. Resulta ser un material complementario perfecto para trabajar algún concepto concreto de manera divertida y lúdica a la vez que aprenden. Nombraremos también, la cantidad de juegos individuales existentes que abordan en esta etapa. Estos, muestran cómo resolver problemas, elaborar estrategias y tomar decisiones de forma autónoma y eficaz.

MÁS DE 12 AÑOS:

Los niños y niñas de esta edad, más bien adolescentes, son capaces de argumentar y debatir perfectamente en grupo, aplican el razonamiento adecuadamente para crear patrones de comportamiento y analogía. Además, se decantan por juegos de construcción( horizontal, vertical y 3D) y juegos reglados (tanto a nivel individual como grupal). Comienzan a despertar interés por temas sociales y su identidad propia, resuelven problemas de carácter lógico- abstracto y mantienen desarrollado el pensamiento científico. Es típico también de esta edad, emplear recursos didácticos para reforzar materia específicas del ámbito académico.


No se encontraron resultados.


Deja un Comentario

Tu email no será publicado

Instale nuestro sitio web en su ordenador:
X
1
×
¡Hola!
¿En qué podemos ayudarte?