Guau guau

Guau guau

12,80 €

Producto Disponible (2 En Stock) - (Imp. Incluidos)

EAN / Cod. Barras4010168230726
MarcaHaba
Peso0,4 Kg


Edad: +6 años

Tiempo de juego: 15 a 20 min

Jugadores: 2 a 4 jugadores

Material: carton

Medidas 24 x 16 x 5 cm



Colocarse las orejas para empezar a jugar es señal de diversión total. Tendremos que memorizar y decidir qué oreja es la adecuada en cada turno para ser el primero en quedarse sin cartas. Alocado juego de orejas con colores y símbolos donde la memoria, la decisión y la diversión están aseguradas.

¡Guau, guau! ¡Comienza la función! En este descarado juego con coloridas orejas de perro, cada cual intenta ser el primero en deshacerse de sus orejas. Pero ¡ojo!, porque aquí predomina la regla: ¡La oreja tiene preferencia! Así que no olvidéis jugar en primer lugar las orejas que tenéis colgadas en vuestras propias orejas. ¿Habéis memorizado bien qué orejas colgantes tenéis? Porque de lo contrario, acumularéis cada vez más y más orejas. ¿Quién tiene buena memoria y llega al podio como campeón de las orejas colgantes del mundo?

¿Cómo se juega? Vais a jugar en el sentido de las agujas «orejudas» del reloj. Comenzará el jugador que tenga las orejas más largas. Mira la primera carta que está boca arriba encima de la mesa.

¿Tienes una oreja que, o bien es del mismo color de piel, o bien tiene el mismo símbolo que muestra la oreja que se ve encima de la mesa?

• ¿Sí? ¡Estupendo! Pero ¿dónde la tienes?

¿En la oreja? ¡Y es que la oreja tiene siempre preferencia! Pon esa oreja boca arriba encima de la carta de la mesa. Aunque tengas en la mano una o varias orejas que cumplan un requisito, tendrás que colocar siempre una oreja de perro que tengas colgada en tu oreja, si cumple uno de los requisitos antes de elegir una de las cartas que están en tu mano. Ahora bien, si resulta que coges una oreja de perro de una de tus orejas, y esa oreja no cumple el requisito, entonces tendrás que volver a colgártela de nuevo. Por ese error tendrás que coger una oreja de perro del mazo y te la guardarás en la mano.

¿En la mano? Si piensas que no tienes colgada de tu oreja ninguna oreja de perro que cumpla uno de los requisitos, entonces descarta en la mesa una de las orejas de perro que tienes en la mano siempre que cumpla uno de los requisitos.

Tus compañeros de juego tendrán que estar atentos en todo momento, porque si tú depositas una oreja de perro de las que tienes en la mano cuando en realidad deberías haber depositado una de las orejas de perro que tienes colgadas en las orejas, entonces ellos exclamarán enseguida «¡Alto con las orejas!». Tendrás que volver a coger la oreja de perro. Por ese error tendrás que coger una oreja de perro del mazo y te la guardarás en la mano.

Orejas comodín: podéis depositar las orejas comodín sobre cualquier oreja (independientemente del color de la piel). Al mismo tiempo, el jugador que deposite una oreja comodín tendrá que elegir el color para la siguiente jugada. Está permitido elegir el color de la oreja que acaba de ser depositada.

• No. ¡Lástima! Por desgracia no tienes ninguna oreja que cumpla uno de los requisitos.

Si piensas que no tienes en tus orejas ni en tu mano ninguna oreja de perro que cumpla los requisitos, entonces tendrás que coger una oreja de perro del mazo. Ponte esta oreja en la mano. ¡No puedes colocarla en la mesa ahora, aunque cumpla uno de los requisitos! A continuación es el turno del siguiente jugador. Si el mazo llegara a agotarse en el transcurso del juego, entonces tendréis que mezclar las orejas que habéis ido tirando y colocarlas como un nuevo mazo para servirse. Atención: la última oreja de perro depositada en la mesa no se mezclará con las demás y se quedará en su sitio.

En el juego son válidas las siguientes reglas importantes guau guau:

- ¡La oreja tiene siempre preferencia!

- ¡En cada oreja del jugador tiene que estar colgada siempre una oreja colgante de perro! El el momento en que deposites una de las orejas de perro que tengas en una de tus orejas, tendrás que elegir una oreja de perro de las que tienes en la mano y colgártela de la oreja. La única excepción posible se produce una vez que hayas depositado con éxito tanto tu penúltima como tu última oreja de perro.

- Intenta recordar bien qué color de piel y qué símbolos tienen las orejas de perro que cuelgan de tus orejas, ya que si lo olvidas durante la partida, no te estará permitido volver a mirarlas. En caso de apuro tendrás que adivinarlo.

- En el momento en que sólo te quede una oreja de perro, tendrás que ladrar enseguida: «¡Guau!. Al depositar la última oreja de perro tendrás que exclamar en voz alta: «¡Guau, guau!». Quien se olvide de exclamar «guau» o «guau, guau», tendrá que coger una oreja de perro del mazo y colgársela de la oreja.

Final del juego Gana la partida el primer jugador que coloque la última oreja de perro que cuelgue de su oreja al tiempo que exclame en voz alta «¡guau, guau!».

36 orejas de perro sólidas, 1 instrucciones del juego.

Preguntas y comentarios destacados

Sé el primero en hacer una pregunta o comentario