Los orejudos

Los orejudos

19,20 €

Producto Disponible (1 En Stock) - (Imp. Incluidos)

EAN / Cod. Barras4010168237787
MarcaHaba
Peso0,57 Kg


Edad: +3 años

Tiempo de juego: 20-30 min

Jugadores: 1 a 4 jugadores

Material: madera y carton

Medidas: 22,5 x 22,4 x 5 cm



Los Orejudos están atentos al rascófono y al rascador. Afinarán sus oídos e intentarán adivinar de qué figura se trata para poder conseguir el edificio con más puntos. Concentración, afinar el oído y un poquito de memoria serán claves en este juego..

¡Ojo, cuadrilla de trabajadores orejudos! ¡Dejad a un lado las rebanadas de pan con mermelada y prestad atención! Como ya sabéis todos, la ciudad de los orejudos se ha vuelto demasiado pequeña y tenemos que ampliarla. Por esta razón, el jefe de obras os envía por Radio Rasca las indicaciones de lo que necesitáis para construir, en vuestro barrio, casas nuevas y fábricas de mermelada. Él rascará –criiich, craaach, creeec, craaac– las imágenes en su rascófono y vosotros agudizaréis vuestros oídos. Con las cartas de sugerencias intentaréis descifrar lo que ha rascado el jefe de las obras en su rascófono. ¿Qué fue eso, un martillo o un reloj? Cada vez que un orejudo acierte el objeto correcto, hará crecer su barrio con la construcción de un nuevo edificio. El orejudo que al final sea el primero en terminar de construir su barrio, ¡se convertirá en el nuevo alcalde de Villaorejudos!

¿Cómo se juega? Vais a jugar por turnos en el sentido de las agujas del reloj. Cada ronda de juego consta de dos fases: Rascar – escuchar – apostar y, en su caso, edificar en Villaorejudos.

Fase 1: Rascar – escuchar – apostar El jefe de obras coge la primera carta de misión y se la coloca detrás de su mampara, de modo que nadie más pueda verla. ¡Los orejudos estarán bien concentrados en las imágenes de sus cartas de sugerencias! Cuando todo el mundo esté listo, el jefe de obras cogerá el rascador y reproducirá la imagen de la carta de misión rascando encima del rascófono.

Al hacerlo deberá tener en cuenta las siguientes reglas: Reglas importantes de rascado

• ¡No rasques la imagen demasiado pequeña! Utiliza toda la superficie del rascófono.

• ¡No rasques demasiado rápido! Es mucho más claro si lo haces despacito, raya tras raya y punto tras punto.

• Sigue rigurosamente el número y el tipo de líneas y de puntos señalados en la carta de misión.

• Cuando haya puntos en la carta de misión, señálalos golpeando en el rascófono de manera que sean perfectamente audibles.

• Queda a tu criterio el orden en el que vas a señalar, rascando, las líneas, las curvas y los puntos. Ejemplo 2 círculos, 2 rayas y 4 puntos: ¡eso sólo puede ser un reloj!

Los orejudos agudizan sus oídos: ¿cuántas y qué líneas, curvas o puntos habéis oído? Poned vuestra ficha de orejudo sobre la imagen de vuestra carta de sugerencias que creáis que ha rascado el jefe de obras.

Si no estáis muy seguros de lo que ha rascado el jefe de obras, entonces podéis pedirle que vuelva a rascar la imagen una segunda y última vez en el rascófono.

Ahora, todos los orejudos tendrán que colocar su ficha de orejudo sobre la imagen. A continuación colocaréis a un lado vuestras mamparas. El jefe de obras pondrá ahora su carta de misión a la vista de todos delante de su mampara y controlará quién ha escuchado correctamente:

¿Ha acertado algún orejudo la imagen correcta? ¡Bravo! Entonces, aquellos que hayan acertado (y también el jefe de obras) darán la vuelta, por turnos, a una ficha de casa. Comienza el jefe de obras.

¿No ha acertado ningún orejudo? ¡Por desgracia, ha habido alguna interferencia en el rascófono! Ningún orejudo podrá dar la vuelta a ninguna ficha de casa. Y el jefe de obras, tampoco.

Fase 2: Edificar en Villaorejudos Cada jugador intenta construir su barrio lo más rápidamente posible. Para ello tendréis que conseguir una ficha de casa de cada uno de los 5 tipos diferentes de edificio. Pero prestad atención, porque las fichas de casa poseen cada una un número diferente de puntos orejudos.

Al dar la vuelta a una ficha de casa, controla lo siguiente:

• ¿No tienes todavía ninguna ficha de ese tipo de edificio? Entonces quédatela y póntela delante a la vista de todos.

• Si das la vuelta a una ficha con un tipo de edificio que ya tienes, entonces podrás comparar el número de orejudos que contiene esa ficha con la ficha que ya tienes. Quédate la ficha en la que aparezcan más orejudos dibujados y pon en la mesa y boca abajo la otra ficha de edificio.

• ¿Has destapado una ficha de pausa? Entonces habrás tenido mala suerte y no podrás construir ninguna casa durante esa ronda. Vuelve a dar la vuelta a la ficha de pausa.

¿Están ya listos todos los jugadores? Entonces, el jefe de obras y el siguiente jugador por turnos cambiarán el rascófono y la carta de sugerencia, y la colocarán detrás de su pantalla. Ahora es el turno del siguiente jefe de obras para rascar.

Final del juego: el jugador que primero haya reunido los 4 edificios de diferente color, exclamará en voz alta: «A todos los orejudos: ¡parad!». Sólo aquellos jugadores que todavía deban dar la vuelta a una ficha en esa ronda, tendrán todavía una posibilidad de ampliar su barrio.

• Si al final de la ronda sólo ha habido un orejudo que haya construido su barrio, entonces éste será el ganador.

• Si al final de la ronda son varios orejudos los que han construido su barrio, entonces se decidirá quién es el ganador por la suma de los puntos orejudos reunidos. Ganará el jugador que haya completado su barrio y que tenga, además, el mayor número de puntos orejudos.

• Si son varios los orejudos que han construido simultáneamente su barrio y éstos poseen el mismo número de puntos orejudos, entonces serán varios los ganadores.

50 cartas de misión (25 fáciles = amarillas, 25 difíciles = azules), 25 fichas de casas, 5 fichas de pausa, 4 mamparas, 3 cartas de sugerencias, 5 fichas de orejudos, 5 puntos adhesivos, 1 rascófono, 1 rascador, 1 instrucciones del juego.

Preguntas y comentarios destacados

Sé el primero en hacer una pregunta o comentario